lunes, 14 de marzo de 2011

El hombre y el ambiente

Equilibrio entre el hombre y su ambiente

“Las posibilidades de sobrevivir para los seres vivos aumenta en la medida en que ellos se adapten entre sí y su medio ambiente” Leske
El hombre no vive solo, aislado, sino formando parte del ecosistema y a su vez es parte integrante de la biósfera.
El ecosistema es el conjunto de seres vivos en relación con el medio ambiente y la biosfera es el planeta vivo, o sea todos los organismos vivos que habitan la Tierra sobre el suelo, aire, agua.

El ser humano es influido permanentemente por su ambiente, de donde recibe los aportes necesarios para su subsistencia y hacia donde elimina los residuos de su actividad viviendo en constante proceso de adaptación.
A lo largo de los años el hombre ha ido alterando la estructura y el funcionamiento del ecosistema hasta llegar a modificarlo de acuerdo con sus necesidades. En muchos casos esa alteración fue realizada en modo adverso e irremediable. Por eso el hombre moderno se encuentra con graves problemas como la contaminación y la guerra atómica.
Actualmente la tarea del hombre es la de mantener un ecosistema que le permita vivir en un estado de completo bienestar, satisfaciendo todas sus necesidades y previniendo la extinción de especies con el fin de conservar el equilibrio biológico de la naturaleza y los recursos naturales.



En el medio ambiente existen numerosos factores que obligan al hombre a una constante adaptación y que influyen en el desde el momento en que el espermatozoide se une con el óvulo hasta el momento de su muerte. Estas influencias pueden ser positivas o negativas para nuestra salud, crecimiento y desarrollo.
Los factores que influyen sobre el hombre son:
• Físico-químicos: aire, agua, luz, radiaciones.
• Biológicos: animales, vegetales, alimentos.
• Psico-bio-culturales: vivienda, actividades, seguridad física y social, afecto, etc.

La herencia es la encargada de que todos los individuos de una misma especie, sean similares. La individualidad es el resultado de las interacciones entre los factores hereditarios y ambientales.
Los genes, son las bases materiales de la herencia. El ambiente puede modificar la potencialidad de los genes y hasta alterar su composición química, en el caso de las mutaciones.
El ambiente cambia constantemente, lo que exige una constante adaptación del ser humano.
Esta adaptación se realiza a través de la selección genética y de las variaciones psicosomáticas.
El hombre recibe un potencial constitucional a través de la herencia, reacciona como un organismo vivo frente al ambiente fisicoquímico y biológico, como una personalidad a través de su cultura como miembro de un grupo frente a la necesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...